LOS TRES VALORES CON MÁS SENTIDO. LOS TRES SENTIDOS CON MÁS VALOR.

LOS TRES VALORES.

1.- LEALTAD.

2.- RESPONSABILIDAD.
3.- CAPACIDAD.
LOS TRES SENTIDOS.
1.- SENTIDO COMÚN.
2.- SENTIDO DEL HUMOR.
3.- SENTIDO DEL RIDÍCULO.
Lealtad.
Es imprescindible tener una persona de absoluta confianza a tu lado.
Debe ser discreta, guardar el secreto que requiere su posición.
Debe ser una persona que no te traicione, que no te apuñale por la espalda.
Responsabilidad.
Debe ser una persona que responda de su actuación.
Que trabaje con autonomía, sabiendo que te tiene siempre a su lado.
Que realice los trabajos en tiempo, forma y fondo ( contenido ),  de forma correcta.
Que se responsabilice de los errores de su cadena de competencia y que comparta los éxitos con los demás.
Capacidad.
Persona con la adecuada formación para el cargo. Si existe plus colateral mejor ( idiomas, conocer otras disciplinas… ), pero no es necesario. En resumen, con la correcta formación académica.
Persona que sepa desarrollar, conducir, dinamizar y motivar equipos de personas, haciendo crecer a su gente, sin retener a los mejor preparados, siendo una palanca continua de formación y de oportunidades.
Persona capaz de afrontar problemas, desarrollarlos y solucionarlos, sólo o con ayuda del equipo de la misma línea, inferior o superior. En resumen que no enquiste los problemas, que los evidencie y que los comunique.
Sentido común. 
Imprescindible. Hay que saber estar siempre en la vida a la altura de las circunstancias. En todas partes, con todo el mundo  y en cualquier momento. Quizás por eso, dicen, es el menos común de los sentidos. Es muy difícil ese equilibrio.
Sentido del humor. 
Básico. Hay gente que está en el trabajo, con una ” cara de perro “, que amarga a todo el mundo que tiene a su alrededor. Parece que lleve varios meses sin cobrar. A ese,  hay que desterrarlo. Tampoco hay que pasarse de   ” graciosete “, por supuesto.
Sentido del ridículo. 
Desprenderse de él. Hay que saber reírse de uno mismo cien veces cada día. ¿ Cuántas veces hemos pensado, … qué actuación tan patética he tenido… ? La mejor terapia es reírse de uno mismo sin límite. Es sanísimo. Hay que practicarlo.
Agradezco al Dr. Ferran Sicart la idea de los tres sentidos.
Eduardo Aznar Berruezo.
Doctor en Económicas.
Anuncios

26 responses to “LOS TRES VALORES CON MÁS SENTIDO. LOS TRES SENTIDOS CON MÁS VALOR.

  • Alberto Prieto

    Muy buen post. Adjunto algo (de wikipedia) que puede complementar y reforzar. Saludos y feliz 2013
    From Evernote:
    Las “siete virtudes” del Bushidō
    Clipped from: http://es.wikipedia.org/wiki/Bushid%C5%8D

    Las “siete virtudes” del Bushidō
    En su forma original, se reconocen en el bushidō siete virtudes asociadas:
    Gi – justicia(decisiones correctas)
    Sé honrado en tus tratos con todo el mundo. Cree en la justicia, pero no en la que emana de los demás, sino en la tuya propia. Para un auténtico samurái no existen las tonalidades de gris en lo que se refiere a honradez y justicia. Sólo existe lo correcto y lo incorrecto.
    Yuu – Coraje
    Álzate sobre las masas de gente que temen actuar. Ocultarse como una tortuga en su caparazón no es vivir. Un samurái debe tener valor heroico. Es absolutamente arriesgado. Es peligroso. Es vivir la vida de forma plena, completa, maravillosa. El coraje heroico no es ciego. Es inteligente y fuerte. Reemplaza el miedo por el respeto y la precaución.
    Jin – Benevolencia
    Mediante el entrenamiento intenso el samurái se convierte en rápido y fuerte. No es como el resto de los hombres. Desarrolla un poder que debe ser usado en bien de todos. Tiene compasión. Ayuda a sus compañeros en cualquier oportunidad. Si la oportunidad no surge, se sale de su camino para encontrarla.
    Rei – Respeto
    Los samurái no tienen motivos para ser crueles. No necesitan demostrar su fuerza. Un samurái es cortés incluso con sus enemigos. Sin esta muestra directa de respeto no somos mejores que los animales. Un samurái recibe respeto no solo por su fiereza en la batalla, sino también por su manera de tratar a los demás. La auténtica fuerza interior del samurái se vuelve evidente en tiempos de apuros.
    Makoto – Honestidad, Sinceridad absoluta
    Cuando un samurái dice que hará algo, es como si ya estuviera hecho. Nada en esta tierra lo detendrá en la realización de lo que ha dicho que hará. No ha de “dar su palabra”, no ha de “prometer”, el simple hecho de hablar ha puesto en movimiento el acto de hacer. Hablar y hacer son la misma acción.
    Meiyo – Honor
    Es la virtud más importante de todas. El auténtico samurái sólo tiene un juez de su propio honor, y es él mismo. Las decisiones que toma y cómo las lleva a cabo son un reflejo de quién es en realidad. No puede ocultarse de sí. En caso de quedar mancillado, la única forma de restaurarlo es mediante el Seppuku.
    Chuu – Lealtad
    Haber hecho o dicho “algo”, significa que ese “algo” le pertenece. Es responsable de ello y de todas las consecuencias que le sigan. Un samurái es intensamente leal a aquellos bajo su cuidado. Para aquellos de los que es responsable, permanece fieramente fiel. Para el guerrero, las palabras de un hombre son como sus huellas: puedes seguirlas donde quiera que vaya.

    Me gusta

  • Ricardo Mestre

    Don Eduardo,
    Mi mas sincera felicitacion a Ud y al Dr Ferran Sicard por haber definido en seis puntos al empresario / socio / trabajador / persona ideal. Ser asi y conseguir que tu entorno sea así solo puede conseguirse con el entreno diario y mucha dosis de voluntad; Pero esta claro que es un esfuerzo que vale la pena.
    Feliz año a todos

    Me gusta

  • Berta Aznar

    Desde mi punto de vista, la lealtad a la empresa y a los compañeros es imprescindible, pero difícil de evaluar en un inicio. La lealtad se demuestra con el tiempo y en circunstancias adversas.
    En cuanto a la responsabilidad y la capacidad sucede algo parecido, no es hasta el cabo del tiempo en un puesto de trabajo que uno puede desarrollarlas. La formación académica es básica, pero no es garantía de nada. La capacidad implica saber hacer un buen uso de las habilidades y conocimientos que uno ha adquirido a lo largo de su formación y también de sus experiencias vitales.
    En lo que respecta a los tres sentidos, considero que el más importante es el sentido común, que es el que nos permite tomar decisiones continuamente a partir de normas implícitas establecidas socialmente. Aun así, a veces el sentido común no es tan “común” y las peculiaridades de cada uno priman sobre aquello que consideramos común.
    Los otros dos sentidos, el del humor y el ridículo, los agruparía en uno solo: capacidad de aprender de los errores de uno y poder reírse de ellos.
    Un artículo muy interesante! Gracias! 😉

    Me gusta

  • Ramón Luengo

    Muy buenos días y feliz año, poco puedo añadir, coincido con Doña Berta, la formación académica no es garantía de nada he coincidido con bastantes personas con muy buena formación académica y una capacidad nula en Inteligencia Emocional, básica para desarrollar, conducir, dinamizar y motivar equipos de personas, y del mismo modo he coincidido con algunas personas cuya formación académica era justita y sin embargo su motivación, entusiasmo, perseverancia, empatía y agilidad mental les confería una capacidad de liderazgo que se reflejaba gratamente en los resultados.
    Gracias por el post!

    Me gusta

    • hessiano orlado

      Estoy de acuerdo en que la formación académica no es garantía de nada, pero algunas veces debe requerirse, como condición mínima para determinados puestos de trabajo, aunque no garantice otras cosas, incluso que la persona elegida tenga algunas lagunas de mucha mayor profundidad. En algunos casos, es condición necesaria, pero no suficiente. En otros casos, seguro que desarrollaría mucho mejor el desempeño una persona sin la formación específica solicitada.
      Gracias Ramón, tu comentario es muy oportuno.

      Me gusta

  • AnaMSanPer

    Me gusta.

    Solo decir que si la “responsabilidad” va un paso por delante de la “lealtad” puede ser, aunque no lo parezca, muy bueno para la empresa. (Y para todos).

    Me gusta

  • Fernando Álvarez Shelly

    Muy bueno. Un abrazo

    Me gusta

  • Jordi Marti

    Realmente una síntesis brillante de lo que debería aparecer en el currículum de todo profesional.
    Si los aspirantes a un puesto de trabajo expusieran como cumplen con los tres valores y como han desarrollado los tres sentidos, tendríamos una visión más nítida de lo que uno puede ofrecer.
    Si los seleccionadores de personal estableciesen las ofertas siguiendo los tres valores y los tres sentidos, seguro que movilizaríamos mucho más capital humano en la dirección correcta.

    Aportaciones de este calibre son muy necesarias.
    Felicidades a quienes tienen la capacidad de condensar en pocas palabras tanta información.

    Me gusta

  • Juan Antonio Gómez Pintado Rodríguez de Segovia

    Estimado Eduardo, me gusta mucho tu Post, creo que refleja perfectamente no sólo las relaciones y el comportamiento en el trabajo, se puede hacer extensible al comportamiento en nuestra vida personal.
    Te deseo un magnífico 2.013

    Un abrazo.

    Me gusta

  • Amelia

    Acabas de darnos los ingredientes correctos para el cóctel perfecto. La importancia de las proporciones dependen del puesto a ocupar.
    Coincido al 100% con la opinión de Jordi Marti.

    Me gusta

  • Joan Arnau Murtró

    Estoy totalmente de acuerdo en el catálogo de los valores y de los sentidos. Pero raramente coinciden en la misma persona y más raramente aun en los dirigentes prácticamente un imposible en empresas digamos “normales” quizás sea más fácil encontrar el catálogo completo en empresas más “bohemias” por ejemplo: las dedicadas al diseño, artísticas, tecnológicas, etc, donde los corsés de actuació son menos rígidos y las aportaciones de todo el mundo son más escuchadas.

    Me gusta

  • Ana Aznar

    Estoy totalmente de acuerdo con los tres valores y con los tres sentidos tambien, aunque a veces hagamos el ridiculo. Para mi imprescindible tener sentido del humor.

    Me gusta

  • Marga

    Buenos días Hessiano,

    Tres valores y tres sentidos cuya proporción define a la persona, la caracteriza, muestran a los demás como somos y como nos relacionamos con el entorno. Lealtad, responsabilidad y capacidad, sentido común, sentido del ridículo y sentido del humor, cual de ellos es más importante? Todos ellos son necesarios y se complementan pero creo que alguno de los valores debe predominar sobre los otros y lo mismo pienso en relación a los sentidos..

    Conforme vamos acumulando experiencias y según el momento de la vida o etapa profesional en qué nos encontremos , de forma inconsciente,damos mayor preponderancia a un valor u otro, a un sentido u otro.

    Desde la niñez, pasando por la adolescencia, la madurez y hasta la vejez, vamos modificando las proporciones de cada uno de ellos. Así, vamos evolucionando a nivel personal y por supuesto a nivel profesional desde etapas en qué la lealtad a los amigos o compañeros de trabajo lo es todo, a otras en qué lo importante para algunos es el triunfo profesional a veces a cualquier precio , desarrollar nuestra capacidad , nuestro intelecto hasta llegar seguramente a otra etapa en qué la responsabilidad aglutina los otros dos valores. la persona responsable equilibra los otros dos. Yo diría que este valor debe predominar sobre los otros dos.

    Lo mismo ocurre con los tres sentidos. El sentido común, el que dicen ser el menos común de los sentidos, es necesario e infalible. Pero que seria del sentido común sin el sentido del humor que tantas veces nos ayuda a banalizar o sobrellevar los problemas? Y sin el necesario sentido del ridículo? El sentido del ridículo nos hace prudentes pero muchas veces impide a algunas personas desarrollarse, mostrarse como son tanto a nivel personal como profesional las hace cobardes. Por ello es tan necesario el sentido común que nos ayuda a hacer un buen uso tanto del sentido del humor como del sentido del ridículo y debe primar sobre los otros dos.

    Un saludo,

    Margarita Martínez.

    Me gusta

    • hessiano orlado

      Esta es una pócima mágica.
      La fórmula no es única y depende de cada personalidad.
      Esta es la riqueza que tenemos cada uno.
      Depende de cada tiempo, espacio y ante quién estamos.

      Muchas gracias Marga.
      Bienvenida.

      Me gusta

  • Mariano Fernandez

    Me ha gustado mucho el comentario de Marga sobre cómo vamos evolucionado a lo largo de nuestra vida, yo creo que el valor de la lealtad y del sentido del ridículo sumados dará un resultado constante lo largo de toda nuestra vida.

    Así conforme vamos siendo más leales a nosotros mismos y perdemos el miedo a defender nuestras ideas o a actuar, nos vamos fortaleciendo con nuestros propios razonamientos y vamos dando cada vez menos importancia al miedo que nos supone hacer el ridículo, bien antes nuestros propios ojos o ante los ojos de los demás. Lo que uno gana el otro lo pierde, la suma siempre será una constante.

    Es este el sentido del ridículo, en mi opinión uno de los mayores enemigos que tienen una sociedad como la nuestra para evolucionar, hay un miedo en los individuos de la sociedad a destacar, a intentar hacer cosas nuevas si no tenemos una absoluta garantía de éxito y aun así, tenemos tanto miedo a las risas, las críticas o las palabras irónicas de los otros que nosotros mismo nos frenamos, damos valor al criterio de los que mantienen una postura cómoda en la que nunca arriesgaran nada y que hacen del error de otros el consuelo o justificación de su propia mediocridad.

    ¡Cuántas veces todos hemos callado nuestras ideas o nuestras opiniones por miedo al ridículo! Con que desprecio tildamos de ideas de bombero las ideas de otros, ¿Acaso no son esas ideas de bombero las que apagan fuegos?

    Con respecto a la responsabilidad y capacidad, creo que si alimentas tu lealtad hacia ti mismo es porque eres consciente de tu propia capacidad y
    tienes el valor de asumir tu responsabilidad.

    El sentido común creo que es la consciencia que tenemos de evaluar y decidir y que esto lo hacemos bajo un criterio de bien común. El sentido del humor, es optativo, ni siquiera da puntos, es por afición pero a mí me hace más feliz, y creo que a veces hasta menos tonto.

    Finalmente creo que la aportación de Jordi Marti es brillante, ojala llegue a quienes haría bien en considerarla.

    Saludos a todos.

    mariano.fernandez@b4gs.es

    Me gusta

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: